martes, 12 de junio de 2018

Permanecen



                                               Mis Guardianes
                                               (pinchar)


domingo, 10 de junio de 2018

Dicen que La Verdad no existe


                                   
                                        https://youtu.be/c-jNcWgv4QY


               La lucha por el pasado es la lucha por el futuro
                                              (pinchar)


                                                    Dedicado a JLR

 Muchas veces la no respuesta puede nacer de Ignorancia y Cobardía pero otras...es un gesto de Sabiduría. La sabiduría del que regresa de muchas pérdidas y se ha desprendido de muchas capas -también de la capa del anti- para poder acceder y mostrar lo valioso -no siempre bello- de...Lo que es.


sábado, 2 de junio de 2018

LACS


Foto de LACS

                                                          
                                   
                            me gusta cuando parece que no pasa nada

                                              cuando no vas ni vienes
                                  cuando nada es demasiado importante
                                            ni demasiado insignificante

                                 A veces echo tanto de menos quien yo era
                              que trato de recordar en qué recodo del camino
                                                          se me cayó

                                         
                                                                RSB
                           
   
   A LACS que siempre ha sabido reflejar y compartir a través de su mirada, de su vida y de sus imágenes
                                                                           la belleza de lo que es

                                Gracias por permitirme en esta particular vida la bendición de ser tu madre
                                                                       Gracias por ser mi  memoria
                                          
                                                                                                 

sábado, 19 de mayo de 2018

La Piel (2)




                                             MINNIE REMEMBERS


                                      Dios,
                                      mis manos son viejas.
                                      Nunca lo había dicho en alto,
                                      pero lo son.
                                      Antes estaba orgullosa de ellas.
                                      Eran suaves
                                      como el melocotón maduro.
                                      Ahora tienen la suavidad
                                      de las sábanas ajadas o las hojas marchitas.
                                      ¿Cuándo estas manos esbeltas y gráciles
                                      se convirtieron en garras nudosas y mermadas?
                                      ¿Cuándo, Dios?
                                      Yacen aquí en mi regazo,
                                      desnudos recordatorios de este cuerpo cansado
                                      que tanto ha trabajado.

                                      ¿Cuánto tiempo hace que alguien me tocó?
                                      ¿Veinte años?
                                      Soy viuda desde hace veinte años.
                                      Respetada.
                                      Me dedican sonrisas.
                                      Pero nunca me tocan.
                                      Nunca me abrazan con tal fuerza
                                      que me haga olvidar la soledad.

                                      Recuerdo cómo me abrazaba mi madre,
                                      Dios.
                                      Cuando me sentía herida en carne o espíritu
                                      me acercaba a su persona,
                                      me tocaba el cabello
                                      o me acariciaba la espalda con sus manos cálidas.
                                      ¡Oh, Dios, estoy tan sola!

                                      Recuerdo el primer muchacho que me besó.
                                      ¡Era tan nuevo para ambos!
                                      El sabor de unos labios jóvenes y palomitas,
                                      la intuición de los misterios que vendrían.

                                      Recuerdo a Hank y a los bebés.
                                      ¿Cómo podría recordarlos, si no juntos?
                                      Entre torpes intentos de nuevos amantes
                                      llegaron los bebés.
                                      Y a medida que crecían, también lo hizo nuestro amor.
                                      Dios, a Hank no pareció importarle
                                      que mi cuerpo se volviese algo más grueso y ajado.
                                      Todavía lo amaba. Y lo tocaba.
                                      No nos importaba no ser ya hermosos.
                                      Y los niños me abrazaban mucho.
                                      ¡Oh, Dios, estoy tan sola!

                                      Dios, ¿por qué no criamos a los niños
                                      para que fuesen bobos y afectuosos
                                      y no solo dignos y correctos?
                                      Cumplen sus obligaciones;
                                      vienen en sus buenos coches,
                                      entran en mi habitación y me presentan sus respetos.
                                      Charlan animados y recuerdan el pasado.
                                      Pero no me tocan.
                                      Me llaman "Mamá" o "Madre"
                                      o "Abuela".

                                      Nunca Minnie.
                                      Mi madre me llamaba Minnie.
                                      Lo mismo hacían mis amigos.
                                      Y Hank también me llamaba Minnie.
                                      Pero ya se han ido.
                                      Y Minnie también.
                                      Aquí solo queda la abuela.
                                      ¡Y Dios!¡Está sola!



                                         DONNA SWANSON



La Piel


                                                      Foto de Ariko Inaoka


                         Inclinarse ante el hombre es hacer una reverencia      
                         a esta Revelación de la Carne. Tocamos el cielo 
                         cuando ponemos nuestras manos sobre un cuerpo
                         humano.

                                                          NOVALIS 

                              -pseudónimo de Frederich von Hardenberg-                   



 En la evolución de los sentidos el tacto fue, sin duda, el primero en existir. Es el sentido que se diferenció en los otros, un hecho que parece reconocerse en la antigua valoración del tacto como "madre de los sentidos". La piel es el mayor órgano sensorial del cuerpo, y el sistema táctil, el primer sistema sensorial que se hace funcional en toda la especie humana  y en las especies de animales estudiadas hasta el momento. Quizá sea, junto con el cerebro, el más importante de nuestros sistemas orgánicos. El sentido más intimamente asociado con la piel, el tacto, es el primero que se desarrolla en el embrión humano. (...) Por consiguiente, el sistema nervioso es una parte oculta de la piel, o bien ésta puede contemplarse como la parte expuesta del sistema nervioso.

 En nuestra piel, como si de una pantalla se tratase, se proyecta la gama de las experiencas vitales: entran emociones, penetran pesares y la belleza halla su profundidad. Suave y lisa fuente de vanidad juvenil, posteriormente se convierte en el testigo arrugado del paso de los años. Radiante en la salud, se estremece ante una afectuosa caricia.

 Como sistema sensorial, la piel es, con diferencia, el sistema orgánico más importante del cuerpo. Un ser humano puede vivir a pesar de ser ciego, sordo y carecer de los sentidos del gusto y del olfato, pero le es imposible sobrevivir sin las funciones que desempeña la piel. La experiencia de Helen Keller, sordociega desde la lactancia y cuya mente fue literalmente creada mediante la estimulación de su piel, nos muestra que cuando los otros sentidos fallan, ésta puede compensar en un grado extraordinario sus deficiencias.

 El término "háptico" se usa para describir ese sentido del tacto mentalmente extendido que se produce con la experiencia total de vivir y actuar en el espacio. Nuestra percepción del mundo visual, por ejemplo, en realidad combina lo que hemos tocado en asociaciones pasadas con lo que hemos visto, o con la escena que presenciamos. El háptico es un sentido adquirido, pues se aplica a objetos vistos que se han tocado y sobre los que se ha actuado. (...) el sistema háptico nos pone en contacto físico imaginario con los lugares y objetos que tocamos antes, pero que ahora solo podemos ver, oír u oler. En el paisaje de la humanidad, el sentido háptico desempeña una función de gran importancia. Cuando hablamos de "seguir en contacto", sabemos que no se trata de una mera metáfora, sino de una consumación deseada.



         EL TACTO. La importancia de la piel en las relaciones humanas. 

                                               ASHLEY MONTAGU



                        Los ojos no estaban destinados a saber
                                                            (pinchar)


domingo, 29 de abril de 2018

Shantala


                                                        Shantala



                                                   Lo que empieza 
                                                   es el miedo.
                                                   El miedo y el niño
                                                   nacen juntos.
                                                   Y nunca se separarán.
                                                   El miedo,
                                                   compañero secreto,
                                                   discreto como la sombra
                                                   y, como ella, leal, obstinado.
                                                   El miedo
                                                   que solo nos abandonará
                                                   en la tumba
                                                   hasta donde fielmente,
                                                   nos habrá conducido.


...este masaje es un arte. Y, por tanto, necesitas un maestro. Hay cosas que no se aprenden en un libro. Y este arte es una de ellas. (...) Felizmente, el maestro está aquí. Como siempre. Todo está siempre "aquí". A mano. Si sabemos mirar. 

 Por lo demás, llegará un día en que tu mensaje, por fin, fluirá con naturalidad. Llegará un día en que cada "gesto" simplemente, claramente, necesariamente parecerá nacer del precedente. Como las figuras de una danza. (...) ¿Quién da el masaje? ¿Quién lo recibe? (...) ¿Quién dirige este ballet?. Algo...dentro. Que está ahí. Que estaba ahí desde siempre. (...) Algo que está ahí y que sabe.


   SHANTALA. Arte tradicional de masaje para bebés. Frédérick Leboyer

                                                          Ed. Gaia